FacebookTwitterYouTube









En el barrio ha aparecido una perrita. Nadie sabe de dónde salió. Está lastimada, sucia y hambrienta… ¡Tiene unos ojos tan dulces!

Tito, el mecánico, ha llamado al veterinario. ¡Éste ha curado a la perrita y además, le ha puesto un montón de inyecciones. Tito le dice con suavidad:

-Tranquila, el doctor te hará bien.

Mientras tanto, le arma una cama de trapos viejos y acuesta en ella para que se sienta mejor.

Esta mañana, la perrita se ve más fuerte. Tito la lleva al lavadero de coches. Entre todos le dan un baño espumoso y tibio.

¡La perrita queda preciosa!

Rolo, el carnicero, la llama desde la vereda de enfrente. Ella se anima y cruza la calle con cuidado. Rolo le regala un montón de huesos con carne. Marita, la señora del almacén, se los cocina con harinado maíz y cáscaras de queso. ¡Cómo se llena la panza de la perrita, parece un tambor!

De pronto, suena la sirena de los bomberos… ¡Qué susto! La perrita corre a refugiarse entre los repuestos del taller de Tito. A ella, la sirena, la llena miedo.

Cuando sale la primera estrella, aparece por el barrio Bernardo, un nene rubio, muy simpático. Va a visitar a su abuela, que vive en la casa amarilla con techo de tejas. La perrita sale a recibirlo y él la saluda con la mano.

Llega la noche, Tito cierra el taller, Rolo, la carnicería y Marita hace lo mismo con el almacén. Deciden dejar a la perrita en el lavadero de coches, que tiene siempre un portón abierto. Así, ella podrá salir cuando desee.

La perrita obedece a sus nuevos amigos y se acomoda entre las mangueras y los cepillos. ¡Está triste, sabe que pasará sola la noche! ¿Recordará, quizás, alguna casa, otros amigos?

La luna la cuida y las estrellas le hacen guiños, todo es silencio. La perrita se acurruca y se duerme. ¡Sueña con Bernardo!

- Al día siguiente, él aparece con su mamá y la invita a ir a su casa. ¡Le da un nombre: Chichín! La perrita se va con él…

¡Tiene casa con nene, qué felicidad! Pero no se olvida de quienes la ayudaron, los visita cada tarde cuando Bernardo va a la casa de su abuela.



FIN





©María Alicia Esain


Ilustración: Claudia Barraza


Visto y leído en: EnCuentos



Ésta galería de fotos es un regalo de Hogar Crecer
Y los dibujos, un regalo de Daniel Caminos


Todo lo demás es un regalo de Alibruji y Bibliopeque

Ir Arriba